domingo, 11 de febrero de 2018

La mujer árbol /1

Toda mujer parece un árbol. En las capas más profundas de su alma alberga raíces vitales que empujan la energía de las profundidades hacia arriba, para nutrir sus hojas, flores y frutos. Nadie comprende de dónde consigue una mujer tanta fuerza, tanta esperanza y tanta vida. Incluso cuando son cortadas, de sus raíces todavía nacen brotes que van a volver a la vida otra vez. (Clarissa Pinkola)

'Eres mayor por dentro que por fuera'. Esta semana esta frase, esta imagen, se cruzó en mi día y le dio la vuelta. Me dio que pensar, si yo fuera un árbol ¿cual sería y qué función cumpliría? ¿Sería útil por mi sombra, por mis frutos, por mi fragancia o mis cualidades? ¿Cuáles son mis raices, qué me enraiza y me vincula a la tierra y a los demás árboles? ¿Y cuáles son mis ramas, lo que muestro al mundo?

Con mucha curiosidad me he dedicado a bucear en la red cerca de ello y he localizado un texto precioso, que lo resume bien y aporta un consejo factible:

¿Y si imitamos al árbol? 

Párate derecho y orgulloso
Recuerda tus raíces
Toma mucha agua
Disfruta de la vista y del aire fresco
Crece sin miedo
No niegues la riqueza de tus frutos
Da sombra a quien ande cansado
Llena tu corazón del canto de las aves
Purifícate con el agua de la lluvia
Resguárdate en invierno, florece en primavera
Sé lo mejor que puedas ser

Pero el centro de mi búsqueda se ha enfocado en la mujer árbol. He encontrado un bello texto, un cuento sobre el tiempo que las mujeres eran árboles:

“Cuenta una historia muy pero muy de antaño, de la que ya no muchos recuerdan, ni de la que ya no muchos hablan, que antes de que aparecieran los humanos de dos patas en la tierra, todas las mujeres, antes de ser mujeres fueron árboles, y tal como estos, tenían raíces que las hacían una con la madre tierra, manos largas y resecas hechas de troncos y cortezas, y largos cabellos que se cubrían de hojas, flores, frutos y aves que cantaban en primavera.

Estas vivían en los rincones más hermosos, se nutrían del sol, el agua y el viento y jamás estaban solas, pues las rodeaban todas las criaturas del bosque tanto las terrenas, como las más mágicas que puedas imaginar. Así también las custodiaba y nutría el árbol más sabio de todos, al que llamaban “la abuela árbol”, un árbol tan pero tan viejo, que conocía todos los secretos sobre la vida y sobre la muerte, y siempre que una mujer árbol de cualquier lugar del mundo enfermaba se comunicaba con la abuela a través de sus raíces para sanar.

Las mujeres árbol tenían poderes mágicos, se comunicaban sin usar las palabras, movían los elementos sin tener manos y podían sentir a todos los seres de la naturaleza a través de la red profunda que formaban con sus raíces bajo la tierra. 

Un día mucho tiempo después de que llegaran a la tierra los humanos de dos patas, algo pasó y comenzaron los tiempos de guerras, muertes y destrucción, algunos dicen que a causa de la ambición por los reinos, el poder y las riquezas. Fue una época terrible, donde muchas mujeres árbol fueron convertidas en madera y quemadas como forma de generar calor. De esta manera para poder mantener viva a sus hijas, la abuela árbol les permitió desenraizarse y tener pies para que pudiesen correr y esconderse lejos del peligro. Así las mujeres árbol debieron aprender a caminar y sobrevivir por sí mismas, a cambio perderían sus raíces y su conexión a la madre tierra y todos los seres que en ella habitaban, esto les causaba tremendo dolor y tristeza, pero esta era la única forma de sobrevivir y conservar la tradición de las mujeres árbol.

Quien me contó esta historia dice que pasaron muchos siglos hasta que la guerra por los reinos terminó, en ello muchas mujeres árbol murieron de tristeza ya que no soportaron la soledad y el desenraizamiento, otras se olvidaron de quienes eran, por lo que aprendieron a vivir con los de dos patas perdiendo sus poderes y capacidades mágicas. Sin embargo hubo otro grupo de mujeres árbol que se distribuyeron por el mundo y a pesar de separarse se prometieron jamás dejar de ser ellas mismas y conservar en su más profunda memoria de ADN, todo aquello que ellas aprendieron de la abuela árbol. Así este grupo de mujeres se prometieron encontrarse y reencontrarse en todas las vidas posteriores, manteniendo muy bien guardado el secreto de sus orígenes y poderes.

Así también la abuela deseando nunca más separarse de este bosque de doncellas y en un acto de amor profundo por sus hijas, bendijo a todas las mujeres con un árbol en su vientre, y éste árbol se transformó en que hoy es nuestro útero. Así todas las mujeres pueden recuperar su enraizamiento a la madre tierra nutriéndose de todo su amor, pues el útero es su anclaje a su verdadera esencia. Desde él está la forma de recuperar la razón más primigenia 22del ser mujer. Y lo maravilloso de la bendición de la abuela árbol es que tengamos o no un útero físico, siempre tendremos un útero energético que nadie nos podrá jamás arrebatar.

Esta es una historia muy, pero muy antigua, sin embargo muchos dicen que en estos tiempos la abuela árbol está haciendo un llamado fuerte y claro a sus hijas. Es así como al abrazar al árbol más viejo del bosque y apoyar tu oído en su tronco, éste te contará los secretos de las mujeres árbol, te llenará de todo su amor y te otorgará toda su medicina ancestral. Y ya nunca más estarás desconectada de la abuela árbol. Tu útero recuperará sus raíces y caminarás por siempre anclada a la tierra.”

Fuente: http://www.cantarosagrado.cl/2015/12/17/un-cuento-de-por-que-las-mujeres-tenemos-utero/

Jean Shinoda Bolen dijo en una hermosa entrevista, un árbol como una mujer pasa por todos los estados, desde que es una semilla (embrión dentro de su madre) hasta que da frutos (da a luz) y por todas las estaciones, que en la mujer son diferentes fases relacionadas con su fertilidad. El arquetipo de la mujer árbol puede estar relacionado con Artemisa, diosa de la caza, de la luna, y de lo silvestre como los prados, los árboles y las montañas. Igual que es posible percibir la belleza de un paisaje o la relación de nuestro ser con los ciclos de la tierra y la luna, es posible sentir una sensación de conexión profunda con el entorno, percibir lo sagrado de la naturaleza. 

Me parece un tema muy interesante, me apetece mucho seguir explorando el tema de la mujer árbol y sobre todo sentir mi relación con los árboles y la conexión con la tierra en la que habito.


domingo, 4 de febrero de 2018

Cambiando la perspectiva

Para conocer algo a fondo, necesitas poner toda tu atención en ello. Poner toda la atención en ello quiere decir amarlo. (Nageswara Rao)
 
Con la llegada de febrero inicio otro de mis propósitos de este año: observar mi punto de vista sobre las cosas y abrirme a una nueva mirada, más presente, más silente y más amorososa. Aquietar la mente, escuchar el alma, conectar con la naturaleza y conmigo misma.

Uno de los aspectos (ya os hablé otro día de las excursiones conscientes) en que lo estoy aplicando es en mis paseos junto al mar, que suelen ser dos o tres a la semana y en distintas horas. 

Lo primero que he notado es cómo el entorno está pasando de ser escenario a protagonista. Es increible la cantidad de estímulos sensoriales que percibo cuando desconecto de la conversación interior y reconecto con lo que me rodea. Sobre todo percibo (y disfruto!) múltiples detalles visuales y auditivos pero además se activan gusto, tacto y olfato.

Día a día fijo más mi atención en detalles que hasta ahora no valoraba como la fuerza de las olas al romper en el paseo, la intensidad salina de la brisa, la paleta de tonos y nubes que ofrece el cielo ese día, los colores del agua según la hora del día o la fauna costera. Ayer pasé unos minutos observando a un ave que estaba pescando a la orilla del mar, hoy he disfrutado de un encuentro de pajarillos en el muelle. Pero también voy fijando la mirada en la gente que me cruzo -personas que pasean, corren,  patinan o van en bici, pescan o están sentadas al sol- y observo por unos segundos sus gestos, su actitud, su presencia...

A medida que camino, empiezo a observar cómo varía mi percepción de lo que me rodea, cómo se calma el alma, cómo va conectandose con el mar y se alegra al percibir detalles de la naturaleza o de los paseantes. Hay un punto en el paseo en el que el corazón se alborota, con la alegría propia de los reencuentros aunque esta vez no es por ver a alguien sino por la visión del mar abierto, bravo, inabarcable. Otros rincones en cambio me relajan y raro ds el día en que no me detenga, aunque sea un minuto, a contemplar esa inmensa belleza.

En cambio, cuando corro es la mente la que cambia: se focaliza en el presente, en el cuerpo, en la respiración, en buscar el límite. No hay espacio para nada más en mi interior. 

Al inicio y al final del recorrido realizo dos meditaciones cortas centradas precisamente en la percepción de los estímulos sensoriales que me rodean: el mar, el niño, la pareja que conversa, el viento... los observo llegar y alejarse, sin aferrarme, sin juzgarlos, como quien observa el movimiento de la ola al romper en la orilla. Son más de los que creía inicialmente y seguramente son más de los que llego a percibir. Poco a poco me abro a esa observación y encuentro paz en ella...

sábado, 27 de enero de 2018

En movimiento

"Danza conmigo desde la salida hasta la puesta del Sol y no necesitaré otro amor" (autor desconocido)

Otro de mis propósitos para este año es moverme más. Como comentaba en la anterior entrada, estoy caminando diez mil pasos al día. Entre las recompensas, la Vida me regala momentos tan bellos como esta puesta de sol. Sentada frente al mar, disfrutando del espectáculo desde una privilegiada primera fila, en silencio y soledad (en viernes el paseo no está muy concurrido), durante esos cinco minutos me llené de paz, de plenitud. Sentí que es imposible sentirse triste cuando se contempla algo bello. Podeis hacer la prueba pero ya os lo adelanto: es imposible. 

¡Qué suerte que el espectáculo se repite todos los días! Y en abierto, para disfrute de todo el planeta 😊

Además de caminar, actualmente estoy implicada en otras actividades corporales: lindy hop, movimiento expresivo gestalt, senderismo consciente y estoy empezando a correr. Y en todos los casos siento lo mismo. Es imposible estar triste cuando estoy en movimiento. Cuando estoy centrada en mi cuerpo, la perspectiva cambia. A ver si el truco para ser feliz estará en salir de la mente...

domingo, 21 de enero de 2018

De vuelta al camino


Cualquier cosa es un camino entre cantidades de caminos. Por eso debes tener siempre presente que un camino es sólo un camino; si sientes que no deberías seguirlo, no debes seguir en él bajo ninguna condición. Para tener esa claridad debes llevar una vida disciplinada. Solo entonces sabrás que un camino es nada más un camino, y no hay afrenta, ni para ti ni para otros, en dejarlo si eso es lo que tu corazón te dice. Pero tu decisión de seguir en el camino o de dejarlo debe estar libre de miedo y de ambición.
Te prevengo. Mira cada camino de cerca y con intención. Pruébalo tantas veces como consideres necesario. Luego hazte a ti mismo, y a ti solo, una pregunta. Es una pregunta que solo se hace un hombre muy viejo. Mi benefactor me habló de ella una vez cuando yo era joven, y mi sangre era demasiado vigorosa para que yo la entendiera. Ahora sí la entiendo.
Te diré cuál es: ¿tiene corazón este camino? Todos los caminos son lo mismo: no llevan a ninguna parte. Son caminos que van por el matorral. Puedo decir que en mi propia vida he recorrido caminos largos, largos, pero no estoy en ninguna parte.
Ahora tiene sentido la pregunta de mi benefactor: ¿Tiene corazón este camino? Si tiene, el camino es bueno; si no, de nada sirve. Ningún camino lleva a ninguna parte, pero uno tiene corazón y el otro no. Uno hace gozoso el viaje; mientras lo sigas, eres uno con él. El otro te hará maldecir tu vida. Uno te hace fuerte; el otro te debilita. (Carlos Castaneda)

He vuelto. 
Bueno, no me había ido del todo porque seguía publicando esporádicamente en Facebook. 

Pero uno de mis propósitos para este año es retomar el diálogo con la tierra. No el blog en sí, - que ya veremos si lo mantengo como está ahora o cómo cambia- ni llevar un huerto, como ya hice años atrás (puedes leerlo las entradas anteriores). No. Mi propósito para este año es retomar mi diálogo personal con la tierra. El que impulsó a crear el blog cuando me instalé en una casa con jardín y descubrí que entre ese trocito de tierra, con esos árboles, y yo había un vínculo ecosófico (lo tenemos todos aunque no siempre lo sentimos). 
Llevo casi seis meses caminando (literalmente) y buscando mi camino (en el sentido amplio de la palabra), todos los días. Escuchándome, pensando, ordenando ideas, sintiendo. Dejando que ese tiempo asiente el ruido interior y así recordar quién soy, qué deseo, qué debo soltar, qué quiero crear. Voy observando mi relación conmigo misma, con los demás y con el lugar que habito, mientras camino: el ritmo de la ciudad, la braveza del mar y la fuerza del viento, la caricia del sol y la huella de la lluvia y el frío en mi cuerpo, las luces navideñas y los escaparates, las sombras de los árboles a distintas horas del día, las fases de la luna, la cantidad de gente que pase, cómo influye la música que elijo...
Pero ya no es suficiente. Después de seis meses caminando tengo la certeza de que busco algo más que andar diez mil pasos al día para mantenerme activa y centrada. Busco un camino con consciencia y corazón, que me permita entender, aprender y desaprender. Que me acerque a la naturaleza y a los principios de la ecosofía. 
He tenido la suerte de encontrar algo que encaja completamente con lo que estaba buscando. Se trata de una propuesta de Mar Millán, la naturaleza como oráculo: un ciclo de excursiones conscientes que invitan a conectar con la tierra, planteándole una preocupación que se tiene en ese momento para escuchar sus respuestas caminando en silencio, contemplando el paisaje y sintiendo la energía de la montaña pero también meditando, practicando la escucha activa, la plena presencia y el vínculo del grupo. No entraré en detalles sobre lo que pregunté ni qué respuesta obtuve, pero sí os confirmo que mi primera excursión fue fantástica y que es una propuesta altamente recomendable. 
Creo (deseo) que este texto será el primero, el preámbulo, de muchos otros que me ayudarán a cumplir mi propósito: retomar mi diálogo y mi vínculo con la tierra. Como en la anterior etapa algunos contenidos serán propios, pero también seguiré compartiendo reflexiones de otros que me resuenen o resulten inspiradoras. Así que os invito a seguirme, compartir el post y comentarlo. Porque en este diálogo, en este camino, todos sumamos. 

miércoles, 20 de mayo de 2015

Cerrado por cambio


Todo empieza y todo acaba. La vida son ciclos, etapas, estaciones de tren, ríos cuya agua siempre cambia, cada cual lo dice como quiere.

Para mí la vida son una sucesión de momentos, escenarios, compañías, novedades buenas y no tan buenas. Son momentos de felicidad interrumpidos por instantes amargos, por cartas que abres por error y te cambian la vida, llamadas que detienen el día y la respiración, abrazos que no sabías que encerraban una despedida... sea como sea, lo que llega hay que aceptarlo y seguir viviendo. Aunque a veces duela.

Hoy este blog llega a su fin por mudanza.

Es tiempo de despedir al jardín que sirvió de inspiración y razón a empezarlo, de cerrar para siempre una puerta, un proyecto, un estilo de vida, un amor.

Es tiempo de dar la bienvenida a otro hogar, sin tierra que cultivar pero quien sabe, quizás con una mesa de cultivo, un jardín vertical, dos macetas grandes, una germinadora, otro amor.

Sea como sea, donde sea, con quien sea, cómo sea, este diálogo con la tierra no puede acabar porque sin yo saberlo, estaba dentro de mí desde antes de que existiera el blog. Mientras me apetezca, seguiré observando el cambio de las estaciones, leyendo sobre las frutas de temporada, cocinando kilometro cero, actualizando Facebook, buscando los rayos de sol, hablando con los árboles, diseminando semillas de conciencia, imaginando que otro mundo es posible, intentando florecer...

Gracias a los que en algún momento lo habeis leído y os ha sido de ayuda en cualquier sentido. Sólo por ello ha valido la pena escribirlo.

lunes, 2 de abril de 2012

Huertos Compartidos

Mirad qué propuesta más interesante me han enviado los amigos de Slow Food por email! Os la pego por si a alguno le resulta atractivo sumarse. Desde luego que estaría genial compartir la tierra que tengo en casa con alguien que no tiene tierra pero sí ganas de dialogar con la tierra.

Huertos Compartidos (Tú cultivas, yo te dejo la tierra) es una iniciativa de la asociación Reforesta, que pone en contacto a quienes quieren cultivar y no disponen de terrenos, con aquellas personas que tienen terrenos, pero no tiempo para trabajarlos, fomentando la cesión gratuita de los mismos, a cambio de compartir la cosecha. Huertos Compartidos promueve los huertos urbanos ecológicos, creando una comunidad de nuevos hortelanos.

Os invitamos a conocer nuestra web y descargar el dossier informativo.

Nuestra iniciativa es muy reciente, pero ya hay unos 300 participantes (entre Hortelanos y Propietarios). En apenas tres meses, nuestra web ha recibido más de 15.000 visitas.

Creemos que nuestro mensaje es simple y muy positivo:
- Ayudamos a la gente a conectarse y ayudarse mutuamente
- Promovemos huertos ecológicos
- Ponemos en producción (ecológica) solares / fincas improductivas
- Creamos una comunidad en internet para compartir conocimientos y experiencias
- Hemos desarrollado una web sencilla y con herramientas fáciles.
- Hemos diseñado un logo
- Hemos lanzado una primera nota de prensa presentando la iniciativa

Algunas informaciones aparecidas en medios de comunicación:
- http://www.consumer.es/web/es/medio_ambiente/urbano/2012/01/18/205845.php
- http://www.elalmeria.es/article/agriculturadealmeria/1170048/huertos/compartidos/fomenta/trueque/entre/propietarios/y/hortelanos.html
- http://www.rednatura2000.info/index.php?option=com_content&view=article&id=1017%3Areforesta-lanza-una-red-de-huertos-urbanos-ecologicos&catid=12%3Aagricultura&Itemid=10
- http://www.quo.es/ciencia/naturaleza/tierra_a_cambio_de_tomates

Creemos que sería muy interesante una alianza estratégica entre Huertos Compartidos y Slow Food, en materia de:
- DIFUSIÓN de nuestras respectivas actividades, a través de nuestros respectivos canales de comunicación
- PARTICIPACIÓN: L@s participantes de Slow Food podrán inscribirse gratis en Huertos Compartidos
- FORMACIÓN: cuotas reducidas en nuestras respectivas actividades de formación. En este sentido, Reforesta organiza en abril un curso de Agroecología en Alcobendas (Madrid) para jóvenes.
- EVENTOS: estamos lanzando la iniciativa de Huertos Compartidos, y quizá podemos compartir algún evento
Esperamos que Huertos Compartidos sea de vuestro interés.

Estamos abiertos a cualquier comentario, sugerencia, etc.
Cordialmente Santi Cuerda Coordinador HC tel. 699 55 34 46 huertoscompartidos@gmail.com

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Horting

Los amigos de Opción Creativa y Biofactoría nos invitan a sumarnos al horting, un 'deporte' en aumento. Si quieres ser soberano de tu propia alimentación y la de tu familia, apúntate a montar un huerto en tu casa. Disfrutarás de los beneficios nutricionales de la agricultura ecológica y apoyarás a los productores locales.

La actividad consistirá en varias charlas cortas acerca de todo lo relacionado con los huertos urbanos, la nutrición y la agricultura ecológica, y finalizará con un show-cooking a cargo de Joan Coll, chef del Restaurante Es Ginebró de Inca.

Entre los asistentes se sortearán varios productos ecológicos.

Evento gratuito. Aforo Limitado. Reserva contactando en el evento en Facebook. Ojo, el evento tendrá lugar en el Centre BIT de INCA, no en el Parc Bit de Palma.

martes, 4 de octubre de 2011

Diseñemos un futuro sostenible


Ya ha finalizado el tercer módulo del Curso de diseño de comunidades sostenibles de Gaia Education, dedicado al marco económico (los dos anteriores se centraron en las dimensiones social y ecologica) que está teniendo lugar en Son Rullán desde el pasado mes de mayo. Podeis conocer el programa completo del curso aquí, y en el blog del curso, aun queda un cuarto módulo dedicado a la Visión holística del mundo que tendrá lugar el noviembre (si os interesa realizar este cuarto y último módulo, contactad con la organización para confirmar que quedan plazas).

Por lo que me han contado el curso está siendo interesantísimo por los contenidos, las dinámicas de trabajo, el diálogo generado entre ponentes y asistentes, y la aplicabilidad en nuestro territorio. Algunos contenidos impartidos están disponibles aquí y otros aquí. Para seguir el día a día del curso también podeis visitar los contenidos que se han compartido en la página facebook Amigas/Amigos de Gaia Education.

Este mismo curso Diseño para la sostenibilidad lo imparte online la UOC (Universitat Oberta de Catalunya) conjuntamente con Gaia Education.
Gaia Education (Educación Gaia) es un consorcio de experimentados educadores de ecoaldeas y proyectos de comunidades sostenibles de todo el mundo. Fue fundado como ONG educativa por miembros de la Red Global de Ecoaldeas (Global Ecovillage Network) que reúne expertos en diversos temas relacionados con un enfoque sistémico hacia la sostenibilidad, procedentes de experimentos de comunidades sostenibles en todo el mundo. Para más información os recomiendo consultar las webs Gaia Education y Ecovillage.

Después de ocho años de desarrollo, Gaia Education lanzó un currículo enfocado a la enseñanza del diseño integrado para la sostenibilidad, llamado 'Educación de Diseño de Ecoaldeas' (EDE). El curso además de enseñar cómo se pueden crear ecoaldeas o nuevas comunidades sostenibles, también supone un currículum holístico para capacitar a ciudadanos responsables para que puedan participar en comunidades y proyectos ya existentes que trabajan para la creación de una sociedad más sostenible.

El curso está avalado por UNITAR (United Nations Institute of Training and Research) y está reconocido como contribución oficial a la Década de la Educación para el Desarrollo Sostenible de la ONU (United Nations Decade of Education of Sustainable Development, UNDESD, 2005-2014). La Década promueve la integración trans-cultural de los valores del desarrollo sostenible en todos los aspectos del aprendizaje: aprender a estar, aprender a saber, aprender a hacer, aprender sobre la vida comunitaria, aprender la transformación personal y la transformación de la sociedad.

El temario del curso de Gaia Education está basado en las cuatro dimensiones de la sostenibilidad (y cada dimensión tiene a su vez cinco módulos): i) la dimensión económica, ii) la dimensión ecológica, iii) la dimensión social, y iv) http://www.blogger.com/img/blank.gifla 'visión del Mundo'. Hasta ahora el temario existe en inglés, castellano, alemán, japonés, portugués, chino y finlandés.

Desde el primer curso en Noviembre de 2006 (Findhorn, Escocia), un total de 67 cursos han sido impartidos en 21 países y 5 continentes. Para el 2011, están en preparación un total de 20 cursos, incluido el curso en Son Rul-lan, Mallorca, y por tercera vez está en marcha el curso por Internet en colaboración con la Universidad Abierta de Cataluña (UOC), ofrecido en inglés y castellano.

La versión española del temario puede descargarse en esta página.
(Fuente: web del curso en Mallorca)

sábado, 1 de octubre de 2011

Cómo y cuando plantar un árbol

Cuando el corazón está excitado, burlón, orgulloso, acusador, rencoroso, pícaro, ávido de cumplidos, desdeñoso, grosero, pendenciero, es preciso permanecer inmóvil como un tronco. (Shantideva)

Si estás pensando en plantar un árbol, aquí te dejo un link a un documento del vivero de Menut, donde encontrarás información completa de cómo y cuando hacerlo, y qué especies puedes utilizar a lo largo del año.

Algunos consejos más:

1. Siempre que sea posible, opta por especies autóctonas y también en la medida de lo posible, ecológicas
2. Si vives en un ambiente donde el invierno es crudo, deberías esperar a la primavera para hacerlo
3. Debes plantar en un tiempo en que se prevean lluvias y no sequía
4. Prepara la tierra adecuadamente
5. Si lo que vas a plantar son son pinos o encinas la época es entre Noviembre y Enero. Si lo que deseas plantar son frutales puedes hacerlo entre noviembre y marzo, para que aproveche las lluvias para arraigar bien y al llegar la primavera eche brotes nuevos. Si plantas en primavera es posible que el árbol no pueda arraigar bien y cuando llegue el verano sufra los calores y la falta de agua, lo que complica su enraizamiento y supervivencia.
6. Si el árbol joven viene en maceta, y ya está algo desarrollado, la fecha de trasplante no es tan importante aunque siempre deben evitarse los meses de calor.

Si necesitas saber más sobre este tema, también puedes consultar estas guías.

jueves, 29 de septiembre de 2011

Diseño de comunidades ecológicas





Si todavía no teníais planes para el fin de semana, estos son muy interesantes.

Este viernes en Deià, a las 19h Albert Bates dará una charla sobre la ecoaldea en la que reside, The Farm. Experto mundial en cambio climática, famoso abogado de derechos ambientales ante la ONU, asesohttp://www.blogger.com/img/blank.gifr de cambio climático de AL GORE. Además se proyectará la película documental sobre su ecoaldea, ya que "The Farm" cumple 40 años En el centro cultural Sa Tanca. Entrada gratuita.

Además durante el fin de semana (días 1 y 2 de octubre), Bates impartirá un curso sobre diseño de ecoaldeas y comunidades ecológicas, permacultura y modelos de transición, en la misma localidad.

Puedes encontrar toda la info en los vídeos y los carteles adjuntos (haz clic para ampliar la imagen).

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Huertos urbanos en Inca

A través de Julio Cantos, técnico agrónomo y permacultor, conocía de la apuesta del Ajuntament d'Inca por la agricultura ecológica y la permacultura, y el proyecto que están desarrollando en el parque municipal Serral de les Monges. Se está convertiendo una zona verde urbana, de una extensión de casi 74.000 metros cuadrados, en un pulmón verde de ocio y agricultura ecológica para los ciudadanos, además de espacio educativo y de información ambiental. Sus objetivos son la conservación y restauración de especies y comunidades biológicas autóctonas, la recuperación de las zonas degradadas y la generación de una oferta educativa relacionada con agricultura ecológica y permacultura. Para hacer realidad todo ello, el parque cuenta con diferentes espacios, entre los que se encuentran una zona de ocio con barbacoas y mesas; un gallinero para la conservación de especies autóctonas; una zona de huertos ecológicos urbanos para grupos, asociaciones o particulares de Inca; un invernadero de plantas autóctonas; una zona de plantas aromáticas propias de la flora balear; un espacio de huerta donde hay hortalizas y árboles frutales; un área de reforestación y repoblación; una zona canina para que los perros puedan estar sueltos; jardín forestal; zona para el avistamiento de aves, centro de recepción y aula de naturaleza. Consultando aquí podeis saber más sobre los horarios y servicios del parque.

Entre otras cosas sabía que, en este parque, la Fundació Garrover (de la que ya hablé aquí) había un huerto para fomentar la inserción de personas con discapacidad por enfermedades mentales.

Hoy he sabido que el Ayuntamiento de Inca ha puesto en marcha dos iniciativas más que pienso que contribuyen a la consolidación del proyecto y a la popularización del concepto de huerto ecológico y urbano entre la población de la localidad.

(1) Por una parte el ayuntamiento abrirá, entre el 1 y el 30 de octubre, el plazo de inscripciones para acceder a una de las 20 parcelas de huerto urbano situadas en este mismo parque. En estos terrenos, de 50 metros cuadrados cada uno, se podrán cultivar hortalizas, verduras y flores siguiendo criterios de agricultura ecológica.

Estas plazas están reservadas a las personas mayores de Inca, pues con este proyecto se pretende ofrecerles una opción más de ocio y ocupación a la vez que se fomentan los valores ecológicos y se mantiene en uso una parte importante del parque. Los requisitos que deberán cumplir estas personas son tres: ser mayor de 65 años, tener una antigüedad mínima de 2 años de empadronamiento en la localidad y no convivir en el mismo domicilio con otra persona que haya pedido una parcela ni formar parte de una unidad familiar en que haya otra persona que lo haya solicitado. Así, las personas que quieran inscribir sólo tienen que registrar la hoja de solicitud con los datos personales y acreditar el empadronamiento.

La explotación de las parcelas se otorgará durante 5 años y todas las solihttp://www.blogger.com/img/blank.gifcitudes que resulten admitidas participarán en un sorteo público, si las peticiones superan la oferta. Los adjudicatarios de las parcelas únicamente deberán abonar al Ayuntamiento de Inca la parte proporcional del consumo de agua que se derive de su actividad. También irán a su cargo las semillas, abonos y otros elementos que utilicen para el cultivo, las herramientas y útiles necesarios para el cultivo. Y deberán cumplir con el reglamento municipal.

(2) Por otra parte, ha organizado cuatro talleres gratuitos. Si os interesa tener más información o apuntaros debeis acudir al área de Servicios del ayuntamiento o llamar al 900210937.

- Curso de iniciación a la agricultura ecológica, día 1 de octubre.
Contenidos: descripción de lo que es un huerto ecológico, métodos de control de plagas, calendario de siembra, reproducción de plantas y recolección de semillas, asociaciones y rotaciones, y visita a las instalaciones del parque.

- Principios de permacultura y taller de plantas aromáticas medicinales, día 22 de octubre.
Contenidos: qué es la permacultura, principios básicos, acciones para mantener el suelo, permacultura y agricultura, cultivo y usos de las plantas aromáticas, recolección y conservación.

- Iniciación a la poda de frutales, día 19 de noviembre.
Contenidos: principios de poda, partes del árbol, poda de frutales de hoja caduda (almendro, cerezo, ciruelo). Diferentes tipos de poda (formación, mantenimiento, producción) y práctica de la poda.

- Ornamentos florales y decoración navideña, día 17 de diciembre.
Contenidos: plantas decorativas de navidad, productos decorativos (piñas, troncos, hojas) y creación de centros navideños de mesa.

martes, 27 de septiembre de 2011

Tú también sumas

Josep Gordi es un docente experto y amante de los árboles, los bosques y el paisaje (aquí puedes acceder a su blog sobre el tema), miembro de la Cátedra de Geografía y Pensamiento Territorial de la Universitat de Girona y de la Red de Custodia del Territorio.

Ha preparado un libro titulado Els valors culturals i espirituals dels arbres mediterranis en el que realiza un recorrido por los valores culturales y espirituales que hemos vinculado, a lo largo de la historia, a diversas especies. La estructura de la obra (disponible aquí), nos muestra que Gordi desgrana la intensa asociación y conexión que las diversas civilizaciones han establecido con la naturaleza, desde las referencias mitológicas y la conexión entre naturaleza y espiritualidad, hasta los tesoros que esconden obras literarias y artísticas. La obra explica brevemente la evolución biogeográfica de los árboles del Mediterráneo, cuyo retroceso o despliegue se encuentra vinculada a la acción comercial, militar, estética y cultural de las distintas civilizaciones. Además, relata la vinculación de los árboles con la mitología y la literatura clásica, y con las religión musulmana y cristiana. Finalmente aborda la relación de los árboles con el folclore y la sociedad. Por si no puedes esperar a tenerlo entre las manos, puedes leer aquí un adelanto de su obra, en concreto la parte en que se comenta la relación entre los árboles y el pecado (como sucede con la manzana de Adán y Eva).

La cuestión es que Gordi, al no conseguir hasta el momento financiación para editar su obra, ha optado por promocionarla en Verkami, una web de crowdfunding o microfinanciación por multitudes, un lugar donde cada uno de nosotros puede contribuir, mediante una pequeña donación, a materializar ideas y proyectos de otros. El autor, en este caso, ha establecido tres modalidades de apoyo. La más económica, 20 euros, permite al donante recibir un ejemplar de la publicación. En segundo lugar, aportando 40 euros reservan dos plazas para una de las salidas programadas que permitirá conocer los valores culturales de los árboles de de Riells del Montseny, además de una copia del libro. Como última opción, especialmente destinada a instituciones, por 300 euros el autor realiza una conferencia y cede 10 ejemplares de la obra.

¡La experiencia ha sido todo un éxito! Faltan todavía once días para que se cierre la subasta pero Josep Gordi ya ha conseguido alcanzar la cifra mínima requerida para la edición de 200 ejemplares en papel y un ebook. Como indica su ficha, al superar tal cantidad se aumentará la tirada hasta 400 ejemplares, así que aún tienes la oportunidad de tener uno...

Además de contribuir económicamente a la edición de una obra de divulgación científica, para mí la importancia de este proyecto es que el autor ha decidido destinar una parte de las contribuciones recibidas, así como el dinero sobrante tras la edición y los derechos de autor, íntegros, a un proyecto de reforestación en Etiopía que lleva a cabo la ONG Sol Solidari y que consiste en la introducción de hornos solares y otras tecnologías para el ahorro de leña en los alrededores del bosque sagrado de Yimrihane (North Wollo, Etiopia). De hecho, por cada 45 euros que los ciudadanos entregamos al proyecto de Gordi, conseguimos comprar un horno solar y apoyamos la creación de talleres de producción y venta de cocinas gonze, que permiten economizar hasta la mitad de leña que una hoguera tradicional. Puedes ver más sobre el tema en este vídeo.

Sol Solidari 2008-2010 from Sol Solidari on Vimeo.

¿Necesitas más argumentos para convencerte? Nosotros ya nos hemos sumado, a hacer realidad el sueño de Josep Gordi. Esperamos poder recibir y hojear pronto su publicación, que se nos antoja deliciosa, pero sobre todo esperamos que aumente este tipo de iniciativas, y se conviertan en un gesto cotidiano, este tipo de propuestas de participación ciudadana por las que todos, y no sólo grandes empresas o instituciones públicas, nos implicaremos activamente en proyectos locales. En este caso es un libro, pero podrían ser cortometrajes, conciertos, exposiciones, webs educativas, ciclos de conferencias, cursos y talleres, proyectos científicos, espectáculos teatrales, fiestas solidarias, grabación o edición de discos, impresión de contenidos, puesta en marcha de negocios, proyectos de emprendeduría social... o cualquier sueño o proyecto con una proyección sociocultural, que alguien se ha dedicado a aterrizar y estructurar no para su beneficio personal sino porque cree que merece la pena, porque contribuye al desarrollo económico, social, científico y cultural de la comunidad en la que se inserta o de otros territorios más desfavorecidos.

¿Y te has parado a pensar cuantos profesionales se necesitan para desarrollar cada uno de los proyectos que acabo de mencionar? Me refiero a cuántas personas pueden conseguir un empleo, conservar su trabajo o consolidar su trayectoria profesional gracias a este cambio de paradigma, que deja atrás el modelo de proyecto que depende de la subvención pública, algo cada vez más difícil, y se acerca al proyecto independiente que se sufraga directamente con las aportaciones de los públicos que lo van a consumir o de determinados mecenas que deciden apoyarlo simplemente porque encaja con sus valores.

Hace falta diseñar e implementar fórmulas para que muchos profesionales puedan continuar en activo, puedan conectar y trabajar en red, puedan convivir en entornos horizontales y colaborativos, puedan sumar disciplinas diversas, puedan poner en común y aportarse mutuamente lo que ya tienen: sobrados conocimientos, capacidades y talento para la creación y la innovación, pasión e ilusión por lo que hacen. Ingredientes que sin duda vale la pena potenciar y compartir con el resto de la comunidad, ya que permitirán articular procesos, proyectos, programas y planes que, a pesar de la crisis económica, los recortes públicos, y la incertidumbre social, nos permitirán avanzar y crecer individual y colectivamente. Y yo a eso me sumo también.